Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘haur eskola’

Cuando el viernes fui a recoger a M. a la haur eskola una de las educadoras me explicó que la peque había pasado un mal día. Que había estado bastante triste, pidiendo que la cogieran en brazos y llorando cada dos por tres. También me dijo que había tenido un rifi-rafe con una de sus compañeras y que la otra le había mordido.

Atendí a mi hija que estaba encantada de verme y de que me la llevara a casa,  no le dí muchas vueltas a la conversación. Me parece normal que los críos se peleen entre ellos, que tengan compañeros que les gusten más y otros que les gusten menos, todo eso. Pero cuando por la tarde desnudé a M. para meterla en el baño casi me echo a llorar al ver las marcas que tenía en el brazo. Desde luego, aquello era un buen mordisco!

En esos momentos me invadieron de golpe un montón de sentimientos encontrados. Ante todo, las ganas de mimar y abrazar a mi chiquitina hasta el infinito. Pero luego también otras sensaciones que ya me rondaban de antes y que ante una situación así se pusieron en primer plano.

Dejamos a un lado el -políticamente incorrecto- deseo de venganza, vale?

Ya sé que esto son “cosas que pasan” a todos los críos. Pero M. es una niña físicamente más frágil que los otros de su edad, tiene menos fuerza muscular y dificultades para desplazarse y defender su espacio haciendo uso del cuerpo. Una parte de mí siempre tiene miedo de que le hagan daño, que le quiten los juguetes, que se caiga, que sufra y se sienta frustrada. Esa mamá quisiera hacer todo lo que esté en su mano para ser un escudo entre la peque y un mundo demasiado agresivo.

Otra parte de mí sabe a ciencia cierta que sobreprotegerla es una mala solución que puede impedir que M. busque, encuentre y desarrolle los recursos que ella tiene, que son muchos. El lenguaje, la capacidad de comunicarse, la expresividad. Y también el ritmo y el sentido musical. Estos son los que más me fascinan en estos momentos.

Además de una mamá temerosa también puedo ser una mamá confiada. Me ha costado colocarme en este punto pero creo plenamente en las capacidades de mi hija. Sé que ella encontrará su manera de llegar allí donde desee y nosotras haremos todo lo posible para ayudarla. Lo más difícil es cuando para permitirle crecer y avanzar en su camino tienes que retirarte. Dejar que se mida con los otros niños para que pueda conocer los límites de su cuerpo y desplegar otras estrategias a la hora de defender su territorio.

Encontrar la justa medida, esa es la cuestión. Colocarnos en un punto tal que ella sepa que siempre estaremos allí pero que le deje espacio suficiente como para llegar a no necesitarnos en muchos sentidos.

En esas estamos.

Feliz domingo y buen comienzo de semana!

Read Full Post »

Viernes, por fin. Ha sido una semana dura por los madrugones, los cambios de horario y la adaptación en la Haur Eskola. Después de la super siesta de M. (casi 3 horas!) hemos ido al parque un rato y de ahí a la plaza, a sentarnos en una de las terrazas para tomar algo y “estar con la gente”.

Tengo pendiente un post sobre mi experiencia como urbanita posmoderna recién instalada en este pueblo entre montañas. Todo llegará. De momento os cuento que el plan que hemos hecho esta tarde es todo un clásico aquí. Y que lo de “estar con la gente”, saludar, sacar una ronda, ponerse al día, jugar con los niños, hablar de personas que no están, etcétera, es un básico imprescindible para integrarse. La mayoría de las veces me encanta, aunque también hay momentos en que echo de menos el anonimato de la gran ciudad y poder cambiar de itinerarios.

Una de las cosas que más me gusta de criar a mi hija en un pueblo es que aquí los niños son un poco cosa de todos. Sabes que si la pierdes de vista durante un rato seguro que alguien está controlando que no se caiga. Y, al revés, que en cualquier momento un pequeñajo del que no recuerdas su nombre te puede tirar del pantalón para pedirte agua.

Hoy la plaza estaba llena de críos, también los más pequeños que se arrastran por el suelo, o intentan gatear o ya se incorporan buscando apoyo para dar unos pasos. Es una gozada mirarles y ver las estrategias de cada uno para conseguir desplazarse.

Según nos han explicado, en el desarrollo motor de los bebés la sensibilidad es tan importante como la fuerza muscular o el equilibrio. Para que M. pueda tener el máximo de sensaciones a través de sus pies la llevamos descalza siempre que podemos. Pero ahora que empezará a hacer frío hay que buscar otras alternativas.

Existen unos zapatos que me parecen ideales en este sentido. Se llaman Soft Star y están hechos en piel de manera artesanal y buscando que se adapten a la perfección para permitir una gran sensibilidad y facilidad de movimiento.

Pueden comprarse on-line en la web de la marca  pero creo haberlos visto también en algunas tiendas. Me parecen una delicia y los quiero encontrar para M., a ella también le van a gustar.

Solo os enseño fotos de algunos modelos para niños, pero también los hacen para adultos.

Como veis, palabras como desarrollo motor, caminar, movimiento… son y serán una constante en este blog. Quienes me siguen ya sabrán por qué.

Aquellos que prefieran para los pies de sus peques un rollo puramente urban style también están de enhorabuena porque la marca de zapatillas Vans acaba de sacar una colección para los más pequeños de la casa. También son chulas, no? Cada uno con su estilo… y a correr!

(Visto en Naif Magazine)

Read Full Post »

Oh yeah!

Hoy M. ha tenido un día un poco rarito en la Haur Eskola (la escuela infantil o guardería, cada uno que lo lea como prefiera). Creo que a estas alturas de la semana empieza a intuir que nos tramamos algo, que la cosa va más allá de ir un rato a jugar. Por si las moscas, mientras he estado en el aula apenas se ha separado de mí. Y cuando nos han pedido que saliéramos durante media hora me ha hecho un pucherito… No ha llorado, pero el resto del día solo quería estar en brazos.

Para que se le pasara el disgusto esta tarde hemos estado escuchando música y bailando un buen rato. A mi hija le encanta la música y es una bailona total. Las canciones infantiles le gusta que las cantemos nosotras pero a la hora de poner un CD la señorita es muy selecta. Su top ten va desde Ella Fitzgerald hasta la canción que Bisbal hizo para el mundial de fútbol (a nuestro pesar).

Hoy necesitaba algo realmente especial y hemos recuperado Batiscafo Katiuscas, de Antònia Font, que lo teníamos en el coche y hacía meses que no lo escuchábamos juntas. Desde que era una enana M. se volvía loca con la canción “Wa yeah” y hoy no ha sido menos: golpes de cadera, palmas, brazos en alto… Y algo nuevo, ahora ella también canta oh yeah!


Quienes -como yo- hayan crecido en los 80, encontrarán en esta canción algo familiar e inexplicable, un subidón ñoño que se acepta de buena gana. Por favor, escuchadlo a todo volumen, sobre todo si necesitais un chute de optimismo. Teneis el video en You Tube. Y ya me contareis si a vuestros peques también les pone.

Bona nit

Read Full Post »

Hoy me conecto un poco rápido solo para contar que nuestro primer día en la guardería ha ido muy bien. En realidad lo teníamos fácil porque era cuestión de media horita y sin tener que salir las mamás del aula. M. se ha entendido fenomenal con las educadoras y con sus compañeras. Ha jugado, ha bailado y no ha parado de charlar con esa media lengua que tiene.

Cómo estaba yo? Nerviosa, un poco tensa… También era mi primer día. Pero ahora estoy muy contenta y cuando pienso que ya hemos llegado a esta fase me cuesta creerlo.

Mañana rizamos el rizo con la combinación: madrugón+fisioterapia+guardería. Intentaremos desayunar bien!

Read Full Post »