Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Maternidad’ Category

Este fin de semana he leído en la revista dominical de El País un reportaje sobre las facilidades que hay en Noruega para ser madre que me ha hecho morir de envidia. Ahí van algunos ejemplos: disfrutan de un entorno social que respeta y protege la lactancia materna, tienen permisos de maternidad de hasta 56 semanas (prácticamente dos años!) con un 80% del sueldo y 10 semanas por paternidad, plaza de guardería garantizada para quien quiera acceder a ella, ayuda de 120 euros al mes por cada hijo, etc, etc.

Una de las cosas que me parece más increíble es que hayan conseguido hacer que empleo y crianza sean compatibles. Nada más lejos de nuestra realidad. A mi alrededor lo más normal es tener que priorizar una de las dos cosas e ir haciendo ajustes para poder seguir adelante. La mayoría de las veces resulta muy difícil llevar a cabo los dos proyectos de manera equilibrada aunque se intenta conseguir ese objetivo a costa de un gran esfuerzo personal y de las familias.

En nuestro caso nos organizamos de forma que yo pueda dedicarle más atención a M. y para que eso sea así mi compañera trabaja más horas, de manera que el tiempo que ella puede pasar con nuestra hija es menor. Quizás en el futuro cambiaremos el puesto. O a lo mejor, si tenemos suerte, nos resultará posible no tener que renunciar a nada y ambas podamos dedicarnos de manera plena tanto a nuestra vida profesional como a la crianza de M.

Parece que una de las claves de Noruega es que existe una gran responsabilidad social respecto a estos temas. La conciliación entre vida laboral y vida familiar es posible porque la sociedad en su conjunto está implicada. No se trata de una cuestión que afecte de manera privada a cada madre o a cada familia en su situación concreta sino de algo a lo que se da prioridad en todos los ámbitos sea político, cultural (en el sentido de concienciación y mentalidad) o de empresa. Gracias a eso no se conciben jornadas de trabajo más allá de las 4 de la tarde o pueden quedarse en casa a cuidar de un bebé enfermo hasta 20 días al año.

No estaría mal hacer un viajecito y comprobar todos esos datos sobre el terreno. Mientras tanto, seguiremos siendo felices equilibristas.

Read Full Post »

Nunca digas nunca jamás

Porque las cosas cambian, la vida te lleva por caminos insospechados y de pronto te ves haciendo todo aquello que antes de tener hijos criticabas con soberbia y desconocimiento absoluto.

Aquí tenéis una muestra de frases que pronuncié o pensé en el pasado y seguro no volveré a repetir. Todas empiezan con un:

Cuando tenga hijos…

  • no iré a pasar la tarde a un centro comercial, por mucho que llueva.
  • no descuidaré mi aspecto personal.
  • no haré el ridículo -cantar, bailar, gesticular, todo a la vez- con la cuchara en la mano para conseguir que la niña abra la boca y se coma el puré.
  • no me derrumbaré por la noche delante de la tele para tragarme lo que sea que pongan antes de caer rendida.
  • no llamaré más de una vez a la persona que cuida del bebé cuando mi pareja y yo salgamos (por fin!) un rato a solas.
  • no dejaré de estar al día de las cosas que me gustan y me interesan: cine, literatura, música, política, moda, etc.
  • no discutiremos ni tendremos conversaciones absurdas del tipo:

Madre A: “La niña tiene frío, ponle una chaqueta”.

Madre B: “No, la niña tiene calor, la dejo así”,

repitiendo el argumento hasta el infinito.

  • no dejaré a los amigos con la palabra en la boca colgados del teléfono mientras grito apresurada: “Aaay! Quesemehacaidolaniña! Tetengoquedejar, ya hablaremos”.

Os ha ocurrido algo parecido?

Read Full Post »