Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘libros’

La nieve estaba así de cerca ayer en Durango.

Fuimos a visitar la Feria del Libro y del Disco uno de esos planes que nos estimulan y nos dejan con la sonrisa puesta durante horas. Además el día estaba precioso porque gracias a un cambio de viento hemos tenido un paréntesis primaveral en medio del invierno. Para mañana ya están anunciando un “descenso brusco de las temperaturas” (agh! lo he vuelto a hacer, lo siento!)

Nuestra perjudicada economía familiar no está para muchos extras pero siempre es un placer pasearse entre libros, mirar novedades y elegir aunque sea alguna cosita para lleverse a casa.

La amatxo me regaló esta preciosidad.

Es la historia de dos viejecitas que viven juntas, comen juntas, duermen juntas, sueñan juntas… se cuidan y se quieren. Cuando llega la catástrofe, consiguen hacer lo imposible para que nada las separe y continuar viviendo su felicidad compartida.

Una historia tan tierna como potente (de Charo Pita) y con ilustraciones de Fatima Afonso, deliciosas.

El regalo tiene para mí un significado especial porque estos días se cumplen 10 años que la amatxo y yo estamos juntas. El comienzo de nuestra relación fue un tanto “desordenado” y por eso no es fácil poner fecha exacta al aniversario pero recordando y calculando ya hace tiempo que acordamos el puente de diciembre como el arranque de todo. Aquí seguimos, después de tantas cosas, felices como perdices.

Y ahora somos tres!

Martina pudo ver en la Feria a un montón de sus personajes preferidos pero casi todo el tiempo estuvo fuera, haciendo demostraciones de velocidad y equilibrio con su moto. Fuimos con unas amigas y nos turnábamos para estar con ella, así no se agobió con la cantidad de gente y todas contentas.

 

Mañana vuelta al cole. Buen comienzo de mini-semana!

Read Full Post »

Uno de mis libros favoritos cuando era pequeña se llamaba ¿Quién llora?. Explicaba la historia de un niño, una abuelita y sus conversaciones en un mundo imaginario. El niño se llamaba Néstor y lo más importante de todo en relación a este post es que en las ilustraciones del cuento aparecía con unas botas de agua amarillas. Preciosas, brillantes. Yo hubiera sido taaaan feliz con unas botas como esas… Pero siempre las tuve de color azul marino (que “pegan con todo” como diría mi madre).

Algo de ese viejo deseo infantil me queda dentro porque lo primero que me llamó la atención en la campaña de Stella McCartney Kids fue el calzado con que acompañaba sus prendas.

Aunque a estas alturas ya se ha dicho y escrito en todas partes y no hay blog o revista que hable sobre tendencias de moda infantil que no le haya dedicado unas líneas, voy a repetirlo: Stella McCartney lanza una línea de ropa para niños y niñas. Después de su colaboración con Gap el año pasado la diseñadora se ha animado a crear una colección propia y le ha salido así de divertida.

 

No quería dejar a mi PasoaPaso sin esta noticia y tenía ganas de colgar algunas fotos de la colección porque desprende optimismo, comodidad, un estilo chic y gamberro a la vez que me encanta. Y qué me decís de  las botas amarillas con leotardos grises! Mi combinación de colores favorita a los pies de los más pequeños de la casa. Si tuvieran cualquiera de estos modelos en mi talla me lo pondría, seguro!

Read Full Post »

Por suerte ya han pasado el día de todos los santos y la parafernalia de Halloween, que no me gustan nada. En mi familia nunca ha habido costumbre de “celebrar” esa fecha y menos aún de llenar la casa con calabazas, fantasmas y demás accesorios.

Cuando estábamos en Barcelona nos reunimos algún que otro año por esta época con los amigos para hacer la castanyada. Y ahora que vivimos en un entorno rural el consumo de calabazas de las huertas familiares se multiplica por mil (riquísimas!). Pero el tema de Halloween me sugiere una importación yanqui como tantas otras.

Sin embargo también hay en los EEUU una tradición propia de este mes que, despojada de su significado religioso, encuentro preciosa: el día de acción de gracias. Creo que a menudo dedicamos más tiempo y energía a quejarnos por lo que no tenemos que a apreciar de manera consciente y agradecer todas aquellas cosas con las que sí contamos, materiales y no materiales.

Agradecer, a quién? En mi caso, no a un dios con barba que nos mira sentado sobre una nube. Me considero más bien una adepta al credo que publicó hace poco en su blog La letra escarlata. Fiel a una forma de espiritualidad donde tienen cabida el amor, la belleza, las diferencias o la no violencia. Y al cual yo añadiría la responsabilidad individual para buscar la felicidad.

Juntarnos con las personas que queremos para compartir con ellas los pedacitos de plenitud cotidiana, el cariño que nos une o los grandes momentos de gloria es algo que me gustaría poder hacer más a menudo.

Y he encontrado una herramienta perfecta para hacer llegar a los más pequeños este “espíritu”. Se trata del libro An awesome book of thanks! (Podría traducirse algo así como “Un impresionante libro de agradecimientos”)

80 páginas repletas de color, exuberantes ilustraciones y un texto que rezuma  inspiración y ternura. Qué más se puede pedir? Que sea accesible de manera gratuita en la red? Adjudicado! Se puede leer el libro completo on-line o comprarlo a partir del 18 de noviembre.

Su autor es el artista Dallas Clayton, quien ya en 2008 sorprendió con An awesome book!. Clayton es promotor de la Awesome World Foundation que tiene como objetivo incentivar la lectura entre los niños y niñas, ofrecerles instrumentos para soñar. Para ello se compromete a donar un libro por cada ejemplar que venda. Las donaciones se hacen a instituciones como hospitales, bibliotecas, escuelas o casas de acogida.

Impresionante, no? A mí me lo parece.

Read Full Post »

Cuando el fotógrafo James Mollison recibió el encargo de llevar a cabo un proyecto relacionado con el tema de los derechos de los niños y niñas en el mundo se puso a pensar en su propia infancia, en las cosas que entonces resultaban significativas para él. Recordó lo importante que era su dormitorio y cómo ese espacio reflejaba quién era y qué tenía. Ese fue el arranque del libro Where Children Sleep, recientemente publicado por Chris Boot.

De origen keniata aunque crecido en Inglaterra, Mollison ha elaborado esta visión sobre las desigualdades sociales en la infancia a través de 56 ejemplos de niños y niñas, mostrando sus retratos acompañados de una fotografía del lugar en que duermen.

El resultado habla por sí mismo.

 

Thais, 11 años. Río de Janeiro, Brasil.

 

Roathy, 8 años. Phnom Penh, Camboya

 

Dong, 9 años. Yunnan, China

 

Kaya, 4 años. Tokio, Japón

 

Tzvika, 9 años. Beitar Illit, asentamiento israelí en Palestina

 

Douha, 10 años. Campo de refugiados en Hebrón, Palestina

 

Extraradio de Roma, Italia

 

Jazmine, 4 años. Kentucky, EEUU

 

Nantio, 15 años. Miembro de la etnia Rendille, norte de Kenia

 

Read Full Post »

Igual que yo otras mamás blogueras y viciosas de la lectura también se preguntan cómo hacer para que  sus hijos descubran el placer que proporcionan los libros. Saborear una buena historia puede hacerse en muchos sitios: en la cama, en un tren, sentada en un banco… son algunos de mis favoritos. Pero al ver las siguientes propuestas me he dado cuenta de que cambiando algunas pequeñas cosas en casa M. tendría un acceso más fácil a sus cuentos y la posibilidad de disfrutarlos más a gusto, sola o acompañada.

Este rincón de lectura tan acogedor y luminoso lo encontré en Green is the new Black. Me gusta la idea de las estanterías casi a ras del suelo y los cojines tan mulliditos que parecen llamarte a gritos.

Meg es mamá de Finn (que nació casi a la vez que M.), diseñadora y autora del blog Sew Liberated. En el pasado se dedicó profesionalmente al mundo de la educación a través del método Montessori (más sobre él aquí) y ha organizado y distribuido su casa según esa filosofía, es decir, mirando el espacio con los ojos de un niño.

Respecto a lugares de lectura para su hijo se ha preocupado especialmente por la accesibilidad de los libros para que el crío pueda elegir el que quiera entre una selección que ella ha colocado ahí previamente y va cambiando cada cierto tiempo.  Finn tiene muebles a su medida para sentarse a mirar cuentos, de forma que no siempre necesita  la ayuda de un adulto. La autonomía y la capacidad de decisión son algunos de los valores que promueve el método Montessori. En esta sección de su blog es posible ver cómo lo aplica Meg en diferentes habitaciones de la casa.

En la sala, por ejemplo, hay un contenedor de libros hecho a mano y junto a él una mini-mecedora que se puede encontrar aquí.

Si os animáis a hacer el vuestro podéis seguir el tutorial que está aquí.

Junto a  librerías un poco más altas ha colocado unos pequeños escalones a los que Finn puede subirse e investigar qué se esconde ahí arriba.

 

Y ahora demos un paso más. Una gran zancada, más bien. Si sois tan afortunadas como Amanda Blake  -superestrella de la blogosfera con SouleMama– y vivís en una casa realmente enooorme podéis hacer como ella y convertir una de las estancias en biblioteca infantil. Sus cuatro hijos están encantados. Quién no lo estaría! Luz, color y espacio a raudales.

 

 

 

Aunque estamos felices con nuestra casa y nos parece gigante en comparación con los 48 metros cuadrados que teníamos en Barcelona, me temo que nosotras no podemos permitirnos ese lujo. Vamos de tanto en tanto a la biblioteca municipal, eso sí. En Ohdeedoh proponen buscar o hacer una bolsa especial para llevar y traer los libros de la biblioteca, con un bolsillo incorporado para meter el carnet y que no se pierda o se olvide. Algo así:

Preciosa. Además sirve para que los peques sepan lo importante que es que esos libros se cuiden de manera especial.

Y si aparte de leer quieren jugar a ser bibliotecarios, este kit será de gran ayuda para gestionar las entradas y salidas de sus cuentos.

Se llama Little Librarian y tiene todo lo que necesitan para etiquetar, organizar y prestar libros. Visto aquí.

Nada más por hoy, feliz lectura!


 

 

Read Full Post »

En casa tenemos una estupenda colección de álbumes ilustrados que es uno de nuestros mayores tesoros. El motivo de elegir cada uno de ellos fue diferente: porque nos encanta la ilustración, porque los publica una editorial cuyo trabajo admiramos o bien por el tema que tratan. Hace años que tienen reservado un lugar privilegiado en nuestras estanterías pero en ningún caso los compramos pensando en compartirlos con un niño, con nuestra hija.

Desde que llegó la pequeña M. hemos ido añadiendo títulos a la colección, ahora sí pensando en ella: páginas duras, dibujos simples, muchos animales… Pero también hemos colocado los libros que ya teníamos en un lugar accesible para nuestra hija, de manera que pueda rebuscar, coger y hojear el que más le guste. Ya tiene algunos favoritos. Últimamente le encanta que miremos juntas este:

(El diente, el calcetín y el perro astronauta. Antonio Lozano y Birte Müller. Thule Ediciones)

He de admitir que esto supone un gran avance para luchar contra mi instinto de protección y posesión como “libroadicta”. Reconozco que sufro cuando veo algunas páginas pringosas y con restos de puré de frutas. Pero entonces me acuerdo de cómo estaba la colección de Tintín de mi padre cuando yo era pequeña (os juro que se podían encontrar espaguetis con tomate pegados a las viñetas) y me digo a mí misma: “respira, está bien, para qué son los libros si no?”.

Algunos los tenemos más lejos de su alcance, tampoco soy masoca ; )

Hoy he descubierto una novedad que puede encantar tanto a pequeños como a mayores. Se llama The life of Mr. Mustache y es un libro protagonizado por uno de los personajes más conocidos del sueco Studio Violet.

Mr. Mustache vive preocupado por todo y le cuesta dormir por las noches. Cuando descubre el origen de su inquietud consigue que su vida cambie y él empieza a sentirse mejor.

Podéis encontrarlo en la tienda on-line de Studio Violet. Y si le echais un vistazo a su blog veréis que en sus productos la frontera entre lo que va dirigido a un público infantil y a un público adulto se difumina absolutamente.

Espero que os guste tanto como a mí.

Buen comienzo de semana!

Read Full Post »