Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘vida familiar’

Estoy cansada y poco inspirada para escribir pero anuncié una segunda parte con la crónica del fin de semana y voy a dejar al menos unas imágenes de ayer. Aunque mis fotos no son muy buenas espero que os gusten.

Domingo de enero, sol y temperatura primaveral. Lo aprovechamos dando un largo paseo por la ribera del río. Es un auténtico lujo tener este entorno al lado de casa.

 

 

 

Dicen que las huertas de esta zona del pueblo tienen la mejor tierra y la verdad es que se veía de lo más jugosa.

 

 

Bonito, verdad? Yo me siento afortunada.


Read Full Post »

Ha pasado la primera semana desde que volvimos a casa después de las navidades y estoy contenta porque, de momento, el 2011 nos está tratando muy bien. El regreso a la rutina siempre me cuesta un poco: echar de menos a la familia y amigos con quienes he estado, volver a encajar horarios, la nevera vacía y montañas de ropa por lavar… Pero también hay una parte que me gusta, especialmente si los días se presentan tan dulces como han sido estos.

Empezamos el lunes con visitas de seguimiento médico a Martina: rehabilitadora y fisioterapeuta. Las dos han visto muchos avances en el desarrollo motor de nuestra niña, que cada vez está más cerca de conseguir caminar sola. Mientras tanto utiliza su andador, girando y frenando con una soltura que no podíamos ni imaginar hace unos meses.

Como los tobillos se le siguen doblando mucho y cada vez quiere estar más tiempo de pie le van a poner unas pequeñas férulas ortopédicas que eviten cualquier deformación de la articulación y del resto del cuerpo. Todo se apoya ahí y es importante que desde el principio evitemos las malas posturas. No sabemos cuánto tiempo tendrá que llevarlas pero esperamos que siga evolucionando tan bien como hasta ahora y que sea una medida temporal. Lo importante en este momento es que se adapte bien a ellas y que le ayuden a sentirse más segura sobre sus piececitos.

 

Más cosas.

Aunque con el tema “ir a la piscina” todavía no he conseguido arrancar sí estoy cumpliendo con otro de mis buenos propósitos para este año: dedicarme más y mejor a aprender euskera. No he faltado a clase ni un solo día… y siempre con los deberes hechos!

El viernes costaba meterse en la escuela, la verdad, porque hacía un día precioso y templado. Pero conseguí vencer la tentación y entré en clase. Así la dejé cuando terminamos, bañada por el sol del mediodía.

 

Y luego sí, premio! Un vistazo al mar para recargar pilas y paseo por Donosti antes de volver a casa. Cada vez me gusta más esta ciudad.

El fin de semana también ha sido especial. Vinieron a visitarnos nuestras amigas U. y E. con su hijo de dos años. Hace pocos meses que han vuelto a sus raíces después de pasar una larga temporada viviendo en Barcelona, donde nos conocimos hace ya bastante tiempo. Ahora volvemos a encontrarnos y podemos vernos otra vez más seguido en un contexto tan diferente… Somos mamás y estamos instaladas en pueblos pequeños. El de ellas -precioso- aún más chiquitín que el nuestro!

Martina y H. se entendieron muy bien y jugaron a gusto todo el día, daba gusto verles.

Quería explicar más cosas pero este post ya se está haciendo demasiado largo. Quizás mañana vuelva con una segunda parte.

Que tengais un buen comienzo de semana!

Read Full Post »

Dejarse llevar

Empieza la vorágine…

Mañana es el día del Olentzero y tenemos fiesta de la haur eskola, luego la cena en casa de mi suegra con todo el batallón familiar… Qué os voy a contar!

Al final estoy con más ganas de lo que pensaba, hasta hemos puesto algunos adornos en casa ; )

 

Foto y bola de Aesthetic Outburst

Tenemos previstos también algunos viajes y no sé cuándo podré actualizar otra vez. Espero que tengais unos días agradables y que los disfruteis todo lo posible.

Hasta pronto y gracias por estar al otro lado!

Read Full Post »

Hasta ahora me había estado escapando del rollo navideño pero ahora ya no hay quien se esconda. No es que no me gusten estas fiestas aunque tampoco me encantan. Durante unos años sí que las odié con todas mis fuerzas porque me traían demasiados recuerdos y se convertían en una evidencia dolorosa de que faltaban personas importantes.

Ahora he pasado página. Y circula energía nueva en la familia. Y está Martina. Y Numa. El tópico de que las navidades con niños son diferentes va a ser cierto después de todo.

Cuando vivíamos en Barcelona, con la apoteosis de luces y consumo desenfrenado por toda la ciudad, era imposible mantenerse al margen de celebraciones. Aquí he podido hacerlo mucho mejor. Hasta que dos acontecimientos me han hecho aterrizar.

Estamos a finales de diciembre, al borde de la nochebuena. En “mi” pueblo eso significa que la gente toma la calle y la celebración es un canto a la comunidad. Suena cursi? A mí me encanta. Qué hay mejor que estar juntos? Como decía el cantor: “hoy comamos y bebamos y cantemos y bailemos, ya mañana ayunaremos”

 

 

Supongo que parezco bastante naif pero hay que tener en cuenta que vengo de una ciudad donde un día me crucé por las escaleras de casa con un hombre y su hijo…

-Buenos días- saludé

-Buenos días- dijo el hombre

Y cuando estaban un poco más arriba oigo que el niño le pregunta a su padre

-Papá, conocías a esa señora (!!)?

-No

-Entonces, por qué la saludas?

Continúo.

 

El domingo hizo un día de sol precioso, ideal para darse una vuelta por el mercado de Santo Tomás que instalaron entre la iglesia y el frontón.

 

Concurso de sidra

Concurso de babarrunak (alubias)

Talos (mmmmm, con txistorra, mi perdición!)

…tap-tap-tap-tap…

Y los primeros trajes de baserritarras por las calles

Ese día es como el disparo de salida a todo lo que viene después y ya estamos de cabeza pensando en regalos, comidas… y viajes, claro. Porque aquí estamos muy a gusto pero echamos de menos a alguna de nuestra gente que está lejos. Pronto iremos a estar con ellos también.

El otro acontecimiento que me ha traído de golpe la navidad es que hemos recibido una felicitación muy muy especial. Tan especial que la quiero explicar con calma y detalle y este post ya me está quedando demasiado largo así que mejor lo dejo para otro momento.

Buenas noches!

Read Full Post »

Anari

Notición! Anoche por primera vez desde que nació Martina la amatxo y yo hicimos nuestro plan y salimos. Sí, queridas, hay todo un mundo fuera de casa más allá de las 10 de la noche. En estos 19 meses hemos ido bastante al cine y algunas veces a comer o a tomar algo pero siempre  que hemos dejado a Martina ha sido de día. El paquete baño-cena-cuento-dormir era sagrado. Bueno, y lo sigue siendo, porque ayer lo hicimos nosotras igual que siempre, con la diferencia de que una vez se quedó dormida la peque cenamos a todo correr, nos cambiamos y salimos disparadas dejando de guardia al osaba (tío).

Y todo por un buen motivo: ir al concierto que daba Anari aquí mismo, en nuestro pueblo. No nos alejamos mucho de casa, vale, pero por algo se empieza, no?

 

Hace unos años no podía escuchar su música, me ponía demasiado triste. Ahora, sin embargo, alucino con lo que hace. Qué me ha pasado? O, qué le ha pasado a ella? Creo que la pregunta correcta es la segunda. Bueno, qué mas da. La cuestión aquí y ahora es el último disco de Anari que fue el que presentó anoche: Irla izan.

 

 

No soy crítica musical, para quienes estéis interesados en eso aquí, aquí, aquí y en muchos más y quizás mejores sitios podréis encontrar palabras sobre Anari. La han comparado con Cat Power o con Pj Harvey dos artistas que también me ponen los pelos de punta aunque no me atrevo a confirmar o desmentir los parecidos. Yo me limito a escuchar y flipar.

El caso es que cuando aquello empezó me olvidé de todo lo demás: el virus de Martina (sigue malita),   las temperaturas bajo cero de estos días… hasta me olvidé de mirar a la preciosa chelista que han incorporado al grupo. Solo la música, la música impresionante y sobrecogedora. Ya había leído la traducción de algunas letras, desgarradoras, Anari escribe desde las entrañas. Pero no hace falta entender euskera para dejarse llevar y empapar por esa tormenta que son sus canciones.

Salimos felices, en una burbuja. Estuvimos charlando con amigos y enseguida vuelta a casa, que en la sala no había cobertura y a saber qué nos íbamos a encontrar allí.

Pues nos encontramos a los dos, niña y tío, durmiendo como benditos. Todo en orden.

Está claro, tenemos que salir más.

Read Full Post »

Lo digo bajito y con la boca pequeña porque temo celebrar las cosas antes de tiempo, aún estamos en proceso.  Pero también quiero gritarlo, que se entere todo el mundo y repartir sonrisas a diestro y siniestro. Y es que Martina está empezando a andar. No sola, no sin ayuda, no sin sustos ni esfuerzo, pero anda.

Sus progresos de las últimas semanas han sido espectaculares. Ha ganado fuerza, equilibrio y, sobre todo, seguridad en sí misma. Controla su moto hasta el punto de que en casa ya tiene un recorrido circular que hace a toda pastilla evitando obstáculos… o no, y entonces grita: “choque!” y “pumba!” contra la mesa o el sofá o lo que pille.

Gracias a esa habilidad que ha ido cogiendo con la moto últimamente nos hemos atrevido ya varias veces a sacarla a la calle sin el carrito (por fin!). Corre por la acera delante de nosotras y nos espera cuando se hace un poco cuesta arriba para que la empujemos. Hay que ayudarla a subir y bajar pero también en eso está ganando autonomía poco a poco.

Otra novedad es que hemos empezado a llevarla a la piscina y disfruta un montón. Es uno de los ejercicios que nos han recomendado porque no sobrecarga sus articulaciones así que queremos incorporarlo a las rutinas familiares. Está muy divertida con su gorro y su albornoz. Y en el agua no tiene nada de miedo, se lanza a los brazos de quien está delante con la confianza de que la vamos a sujetar. Al final tenemos que sacarla medio a la fuerza, con los labios morados y temblando. Vamos a pedirle a los Reyes un neopreno para ella.

Ha empezado a subirse sola a los sillones, le encanta. Si no consigue suficiente impulso con sus piernas apoya y empuja con la cabeza o con lo que sea. A mala leche y perseverancia no le gana nadie y ella consigue transformarlas en fuerza. Apa! ya está arriba.

Si le cuesta un poco y nosotras no estamos cerca, se dice a sí misma: “amimo, amimo!! (ánimo!). Y cuando consigue su objetivo es una cría feliz. Grita: “Oso ondo, Martina!” (muy bien!) o “papelduna!” (txapelduna!, campeona!), que es lo que nosotras también le decimos. Y solo hay que verle la cara para entender que esos logros significan mucho para ella.

Y para nosotras, muchísimo. Significan todo. Después de meses en los que no sabíamos si nuestra niña iba a salir adelante o no, cómo sería su desarrollo, qué tipo de dificultades tendría… Después de estar tan asustadas como para pensar en lo peor y que ningún médico pudiera asegurarnos que no iba a ocurrir, esos logros significan la felicidad, el optimismo de cara al futuro, la serenidad.

Hoy unos amigos nos han pasado un andador de madera que su hija ya no utiliza y eso ha puesto la guinda al pastel. Hasta ahora Martina daba pasos agarrada a nuestras manos pero con el andador ya casi puede caminar ella sola, pronto no nos necesitará para hacerlo! Y está de pie, no sentada en la moto, es diferente. No sé si desde fuera se puede entender cómo estamos viviendo esta maravilla.

A veces pienso que el hecho de que el desarrollo de Martina  sea diferente y que vaya más despacio nos está permitiendo saborearlo mucho más. Lo que para otras familias es un motivo de alegría “natural” para nosotras supone la euforia de ver obstáculos superados, objetivos deseados al fin conseguidos, incertidumbres que van desapareciendo. Vamos a cámara lenta, con nuestra dosis de dudas y miedos pero también el goce se multiplica por mil. Y de momento, siempre llega.

Estamos muy orgullosas de ella y también de nosotras.

Seguimos adelante.

Read Full Post »

La nieve estaba así de cerca ayer en Durango.

Fuimos a visitar la Feria del Libro y del Disco uno de esos planes que nos estimulan y nos dejan con la sonrisa puesta durante horas. Además el día estaba precioso porque gracias a un cambio de viento hemos tenido un paréntesis primaveral en medio del invierno. Para mañana ya están anunciando un “descenso brusco de las temperaturas” (agh! lo he vuelto a hacer, lo siento!)

Nuestra perjudicada economía familiar no está para muchos extras pero siempre es un placer pasearse entre libros, mirar novedades y elegir aunque sea alguna cosita para lleverse a casa.

La amatxo me regaló esta preciosidad.

Es la historia de dos viejecitas que viven juntas, comen juntas, duermen juntas, sueñan juntas… se cuidan y se quieren. Cuando llega la catástrofe, consiguen hacer lo imposible para que nada las separe y continuar viviendo su felicidad compartida.

Una historia tan tierna como potente (de Charo Pita) y con ilustraciones de Fatima Afonso, deliciosas.

El regalo tiene para mí un significado especial porque estos días se cumplen 10 años que la amatxo y yo estamos juntas. El comienzo de nuestra relación fue un tanto “desordenado” y por eso no es fácil poner fecha exacta al aniversario pero recordando y calculando ya hace tiempo que acordamos el puente de diciembre como el arranque de todo. Aquí seguimos, después de tantas cosas, felices como perdices.

Y ahora somos tres!

Martina pudo ver en la Feria a un montón de sus personajes preferidos pero casi todo el tiempo estuvo fuera, haciendo demostraciones de velocidad y equilibrio con su moto. Fuimos con unas amigas y nos turnábamos para estar con ella, así no se agobió con la cantidad de gente y todas contentas.

 

Mañana vuelta al cole. Buen comienzo de mini-semana!

Read Full Post »

Older Posts »