Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Donostia’

Ha pasado la primera semana desde que volvimos a casa después de las navidades y estoy contenta porque, de momento, el 2011 nos está tratando muy bien. El regreso a la rutina siempre me cuesta un poco: echar de menos a la familia y amigos con quienes he estado, volver a encajar horarios, la nevera vacía y montañas de ropa por lavar… Pero también hay una parte que me gusta, especialmente si los días se presentan tan dulces como han sido estos.

Empezamos el lunes con visitas de seguimiento médico a Martina: rehabilitadora y fisioterapeuta. Las dos han visto muchos avances en el desarrollo motor de nuestra niña, que cada vez está más cerca de conseguir caminar sola. Mientras tanto utiliza su andador, girando y frenando con una soltura que no podíamos ni imaginar hace unos meses.

Como los tobillos se le siguen doblando mucho y cada vez quiere estar más tiempo de pie le van a poner unas pequeñas férulas ortopédicas que eviten cualquier deformación de la articulación y del resto del cuerpo. Todo se apoya ahí y es importante que desde el principio evitemos las malas posturas. No sabemos cuánto tiempo tendrá que llevarlas pero esperamos que siga evolucionando tan bien como hasta ahora y que sea una medida temporal. Lo importante en este momento es que se adapte bien a ellas y que le ayuden a sentirse más segura sobre sus piececitos.

 

Más cosas.

Aunque con el tema “ir a la piscina” todavía no he conseguido arrancar sí estoy cumpliendo con otro de mis buenos propósitos para este año: dedicarme más y mejor a aprender euskera. No he faltado a clase ni un solo día… y siempre con los deberes hechos!

El viernes costaba meterse en la escuela, la verdad, porque hacía un día precioso y templado. Pero conseguí vencer la tentación y entré en clase. Así la dejé cuando terminamos, bañada por el sol del mediodía.

 

Y luego sí, premio! Un vistazo al mar para recargar pilas y paseo por Donosti antes de volver a casa. Cada vez me gusta más esta ciudad.

El fin de semana también ha sido especial. Vinieron a visitarnos nuestras amigas U. y E. con su hijo de dos años. Hace pocos meses que han vuelto a sus raíces después de pasar una larga temporada viviendo en Barcelona, donde nos conocimos hace ya bastante tiempo. Ahora volvemos a encontrarnos y podemos vernos otra vez más seguido en un contexto tan diferente… Somos mamás y estamos instaladas en pueblos pequeños. El de ellas -precioso- aún más chiquitín que el nuestro!

Martina y H. se entendieron muy bien y jugaron a gusto todo el día, daba gusto verles.

Quería explicar más cosas pero este post ya se está haciendo demasiado largo. Quizás mañana vuelva con una segunda parte.

Que tengais un buen comienzo de semana!

Anuncios

Read Full Post »

Es mi cumpleaños! No quiero ni pensar en cuántos cumplo, uf, me parece mentira.

La fiesta empezó ya anoche cuando recibí un regalo super especial, una obra del artista Judas Arrieta que me tenía robado el corazón desde que la vimos en una expo. Fue toda una sorpresa en esta època de vacas flacas que estamos viviendo. Gracias, preciosa!

Hoy la amatxo y yo nos hemos tomado la tarde para nosotras. Hemos ido a Donosti a comer en el Morgan un sitio que nos encanta desde hace años y que hace poco ha cambiado de local. El antiguo tenía un encanto especial y forma parte de nuestra historia en esta ciudad, pero siempre estaba lleno y se quedaba pequeño. En el nuevo sitio se respira mejor y se sigue comiendo de fábula.

Luego, para no perder las buenas costumbres, nos hemos acercado a mirar el mar. Unas olas impresionantes bajo un cielo azul y temperatura de primavera. Precioso! Las fotos que hemos hecho no le hacen justicia, si quereis saber lo que es el Cantábrico en estado salvaje echadle un vistazo a estas.

Estando allí he recibido la llamada de una amiga de Barcelona que me ha dado una buena noticia: está embarazada por segunda vez! Me ha hecho una ilusión…

Para seguir con los pequeños-grandes placeres, después hemos estado en Hontza, una de nuestras librerías de referencia aquí (aunque hecho muchíiiisimo de menos La Central de Barcelona) y para variar hemos salido con un buen cargamento, incluidos un par para M.

Después me he quedado sin cobertura en el móvil (lo juro!) y cuando lo he podido enchufar de vuelta a casa estaba lleno de mensajes y llamadas. Subidón. También nos esperaban M. y su osaba (tío), los dos felices, él más agotado que ella, claro. Nuestra niña tiene cada vez más energía!

Parece que mañana seguirá haciendo viento sur y tenemos plan de ir a la playa para nuestra celebración familiar.

La vida es bella.

Read Full Post »

Visca!

Ricitos de Oro ya va rumbo a Barcelona y nosotras, después de la despedida, estamos en ese momento de tránsito entre la vuelta a la rutina y el intento de sujetar fuerte los recuerdos y emociones de estos días para alargar todo lo posible el gustazo que ha sido tenerla aquí.

Me quedo con los paseos, las conversaciones, los libros y músicas intercambiados, nuestra visita al Chillida Leku, las cenas, el poder compartir mi nueva vida aquí y, sobre todo, que M. y ella hayan podido conocerse mejor y disfrutar la una de la otra.

La pequeñaja ha aprendido dos palabras nuevas e imprescindibles las dos: visca! y fora!.

Más cosas, mañana. Bona nit!


Read Full Post »

Septiembre es un mes que me encanta. Soy de esas personas para quienes el año empieza con el curso escolar. Es entonces cuando hago mi lista de buenos propósitos y recapitulación del camino recorrido.

Desde que conocí a la amatxo una de las razones por la cual disfruto especialmente de este mes es el Zinemaldia. Todos los años nos las arreglábamos para venir desde Barcelona y pasar unos días empachándonos de cine y de mar. Donostia está preciosa en esta época: la luz, el color del cielo, las mareas vivas… El año pasado fue difícil para nosotras y no estábamos para nada, la belleza era una ofensa ante nuestro dolor. El anterior tampoco vinimos, ocupadas con el trabajo y en pleno proceso para quedarme embarazada. Así que este año, ya viviendo aquí, ir al Festival era como recuperar una rutina muy nuestra después de un tiempo oscuro. En cuanto pusieron las entradas a la venta saqué un abono y pensé que ya nos las arreglaríamos para encontrar quien se quedase con M. de vez en cuando o turnarnos si es que no podíamos ver alguna de las películas juntas.

Ir al cine a primera hora de la mañana, desayunar después en el Okendo hojeando los periódicos y luego acercarse a mirar el mar, no es eso un bálsamo para cualquiera?

Una de las películas que más me ha gustado de las que he visto hasta ahora es María y yo. Está basada en el cómic del mismo título y trata de la relación entre un padre (Miguel Gallardo, autor del cómic) y su hija María, una adolescente que padece autismo.

Lo que hace que esta historia sea especial es su punto de vista: ligero, tierno, divertido a veces. Alejado de la pesadumbre y las dificultades que uno asocia al tema de la discapacidad. Pero es que esta no es una película sobre el autismo sino una historia de amor entre un padre y su hija.

Otro de los puntos fuertes de la película es la banda sonora. En su mayoría son obras de Pascal Comelade, músico catalán que utiliza instrumentos de juguete para crear sus piezas. En la película consigue evocar un universo naif que le va como anillo al dedo.

También hay alguna canción de Vetusta Morla y de Antònia Font (qué sorpresa cuando la escuché, justo después de haberos hablado de este grupo el otro día!). La escena en que padre e hija se bañan en la piscina mientras suena Batiscafo katiuskas es para mí una de las mejores de la película.

Parece que María y yo está teniendo una buena acogida entre la gente que conoce el tema del autismo bien por motivos familiares o profesionales. Ya me diréis qué os parece si la veis.

Al salir de la sala me quedé con una inquietud. La película es una versión muy fiel del cómic escrito por el padre de María. Pero, cómo sería la historia explicada por la madre? En la película sale muy poco y explica cosas como su sentimiento de culpa, el cambio de vida que le ha supuesto la enfermedad, el retorno a casa de sus padres después de separarse de Gallardo… María y yo muestra sobre todo unas vacaciones de Miguel y María, que suele ser el tiempo que comparten cada año y se centra menos en la cotidianidad de la niña, el día a día, la convivencia con su madre y abuelos. Eso no quita valor a la peli -que me gustó mucho- pero sí me deja una sensación extraña y con ganas de saber cómo sería la historia desde el punto de vista de la madre de María.

Que empecéis bien la semana!

Read Full Post »