Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘piscina’

Ha pasado la primera semana desde que volvimos a casa después de las navidades y estoy contenta porque, de momento, el 2011 nos está tratando muy bien. El regreso a la rutina siempre me cuesta un poco: echar de menos a la familia y amigos con quienes he estado, volver a encajar horarios, la nevera vacía y montañas de ropa por lavar… Pero también hay una parte que me gusta, especialmente si los días se presentan tan dulces como han sido estos.

Empezamos el lunes con visitas de seguimiento médico a Martina: rehabilitadora y fisioterapeuta. Las dos han visto muchos avances en el desarrollo motor de nuestra niña, que cada vez está más cerca de conseguir caminar sola. Mientras tanto utiliza su andador, girando y frenando con una soltura que no podíamos ni imaginar hace unos meses.

Como los tobillos se le siguen doblando mucho y cada vez quiere estar más tiempo de pie le van a poner unas pequeñas férulas ortopédicas que eviten cualquier deformación de la articulación y del resto del cuerpo. Todo se apoya ahí y es importante que desde el principio evitemos las malas posturas. No sabemos cuánto tiempo tendrá que llevarlas pero esperamos que siga evolucionando tan bien como hasta ahora y que sea una medida temporal. Lo importante en este momento es que se adapte bien a ellas y que le ayuden a sentirse más segura sobre sus piececitos.

 

Más cosas.

Aunque con el tema “ir a la piscina” todavía no he conseguido arrancar sí estoy cumpliendo con otro de mis buenos propósitos para este año: dedicarme más y mejor a aprender euskera. No he faltado a clase ni un solo día… y siempre con los deberes hechos!

El viernes costaba meterse en la escuela, la verdad, porque hacía un día precioso y templado. Pero conseguí vencer la tentación y entré en clase. Así la dejé cuando terminamos, bañada por el sol del mediodía.

 

Y luego sí, premio! Un vistazo al mar para recargar pilas y paseo por Donosti antes de volver a casa. Cada vez me gusta más esta ciudad.

El fin de semana también ha sido especial. Vinieron a visitarnos nuestras amigas U. y E. con su hijo de dos años. Hace pocos meses que han vuelto a sus raíces después de pasar una larga temporada viviendo en Barcelona, donde nos conocimos hace ya bastante tiempo. Ahora volvemos a encontrarnos y podemos vernos otra vez más seguido en un contexto tan diferente… Somos mamás y estamos instaladas en pueblos pequeños. El de ellas -precioso- aún más chiquitín que el nuestro!

Martina y H. se entendieron muy bien y jugaron a gusto todo el día, daba gusto verles.

Quería explicar más cosas pero este post ya se está haciendo demasiado largo. Quizás mañana vuelva con una segunda parte.

Que tengais un buen comienzo de semana!

Read Full Post »

Lo digo bajito y con la boca pequeña porque temo celebrar las cosas antes de tiempo, aún estamos en proceso.  Pero también quiero gritarlo, que se entere todo el mundo y repartir sonrisas a diestro y siniestro. Y es que Martina está empezando a andar. No sola, no sin ayuda, no sin sustos ni esfuerzo, pero anda.

Sus progresos de las últimas semanas han sido espectaculares. Ha ganado fuerza, equilibrio y, sobre todo, seguridad en sí misma. Controla su moto hasta el punto de que en casa ya tiene un recorrido circular que hace a toda pastilla evitando obstáculos… o no, y entonces grita: “choque!” y “pumba!” contra la mesa o el sofá o lo que pille.

Gracias a esa habilidad que ha ido cogiendo con la moto últimamente nos hemos atrevido ya varias veces a sacarla a la calle sin el carrito (por fin!). Corre por la acera delante de nosotras y nos espera cuando se hace un poco cuesta arriba para que la empujemos. Hay que ayudarla a subir y bajar pero también en eso está ganando autonomía poco a poco.

Otra novedad es que hemos empezado a llevarla a la piscina y disfruta un montón. Es uno de los ejercicios que nos han recomendado porque no sobrecarga sus articulaciones así que queremos incorporarlo a las rutinas familiares. Está muy divertida con su gorro y su albornoz. Y en el agua no tiene nada de miedo, se lanza a los brazos de quien está delante con la confianza de que la vamos a sujetar. Al final tenemos que sacarla medio a la fuerza, con los labios morados y temblando. Vamos a pedirle a los Reyes un neopreno para ella.

Ha empezado a subirse sola a los sillones, le encanta. Si no consigue suficiente impulso con sus piernas apoya y empuja con la cabeza o con lo que sea. A mala leche y perseverancia no le gana nadie y ella consigue transformarlas en fuerza. Apa! ya está arriba.

Si le cuesta un poco y nosotras no estamos cerca, se dice a sí misma: “amimo, amimo!! (ánimo!). Y cuando consigue su objetivo es una cría feliz. Grita: “Oso ondo, Martina!” (muy bien!) o “papelduna!” (txapelduna!, campeona!), que es lo que nosotras también le decimos. Y solo hay que verle la cara para entender que esos logros significan mucho para ella.

Y para nosotras, muchísimo. Significan todo. Después de meses en los que no sabíamos si nuestra niña iba a salir adelante o no, cómo sería su desarrollo, qué tipo de dificultades tendría… Después de estar tan asustadas como para pensar en lo peor y que ningún médico pudiera asegurarnos que no iba a ocurrir, esos logros significan la felicidad, el optimismo de cara al futuro, la serenidad.

Hoy unos amigos nos han pasado un andador de madera que su hija ya no utiliza y eso ha puesto la guinda al pastel. Hasta ahora Martina daba pasos agarrada a nuestras manos pero con el andador ya casi puede caminar ella sola, pronto no nos necesitará para hacerlo! Y está de pie, no sentada en la moto, es diferente. No sé si desde fuera se puede entender cómo estamos viviendo esta maravilla.

A veces pienso que el hecho de que el desarrollo de Martina  sea diferente y que vaya más despacio nos está permitiendo saborearlo mucho más. Lo que para otras familias es un motivo de alegría “natural” para nosotras supone la euforia de ver obstáculos superados, objetivos deseados al fin conseguidos, incertidumbres que van desapareciendo. Vamos a cámara lenta, con nuestra dosis de dudas y miedos pero también el goce se multiplica por mil. Y de momento, siempre llega.

Estamos muy orgullosas de ella y también de nosotras.

Seguimos adelante.

Read Full Post »

Diciembre ya, madre mía, el tiempo vuela. LLega fin de año y sin proponérmelo empiezo  a rellenar listas mentalmente con todas las cosas que quisiera hacer en 2011. No soy muy original, eso por adelantado. Espero que escribir este post me comprometa  un poco, a ver si consigo ir tachando elementos, no?

Ahí va una de mis posibles enumeraciones de buenos propósitos para el año que viene:

1.

Empezaremos con un clásico: hacer ejercicio. El único deporte que he conseguido practicar los últimos años con una cierta regularidad es nadar pero ahora no voy mucho, una vez a la semana con suerte. Me propongo ir a la piscina tres veces por semana (ala!) o por lo menos dos (vale).

Para motivarme intentaré recordar lo bien que me quedo después, la sensación de cansancio  físico y relax cuando me siento al final en el bordillo con los pies en el agua y me canto a mí misma Nadadora, la maravillosa canción de Family, ese grupo mítico.

Ah! Y también quiero salir en el Lilaton de marzo. Son cinco kms de carrera por Donosti, lo conseguiré?

2.

Aprender a coser. Supongo que algo se me ha pegado de esta fiebre por el do it yourself que tanto veo en otros blogs. Si mi abuela levantara la cabeza… Toda la vida negándome a aceptar sus enseñanzas y ahora estoy dispuesta a pagar por que alguien me explique cómo funciona una máquina de coser.

Seguro que aquí cerca tengo algún curso o  alguien dispuesto a ayudarme pero la última vez que estuvimos en Madrid pasamos por el local de Peseta y tengo que admitir que estoy pensando ir hasta allí para hacer al menos uno de sus talleres. El sitio es tan chulo, la gente tan maja… y después de cuatro horas aseguran que te haces con la máquina de coser!

No tengo intención a estas alturas de convertirme en diseñadora, lo que me encantaría es poder hacer cosas para la casa, reciclar ropa usada y también ser capaz de hacerle algún vestido simple  a M.

3.

Seguir adelante y mejorar el blog (a pesar de que a veces me pregunto si estoy loca dedicándole tanto tiempo): sacar mejores fotos, dedicarme más a responder comentarios y sobre todo poner en práctica las ideas que tengo, sacarlas de mi cabeza y llevarlas al ordenador.

4.

De cara a la próxima primavera, volver a intentar hacer una pequeña huerta en el jardín. Este año plantamos tomates y calabazas, por probar, porque no tenemos ni idea. De las tomateras solo fueron comestibles dos frutos, y las calabazas… mejor ni acordarse.

Esta es la prueba de que al menos algo salió de nuestro jardín y os juro que estaba riquísimo, eso sí. Yo creo que si nos empeñamos al menos conseguiremos ensaladas de producción propia, no? Ya os contaré.

5.

Organizarme de manera que consiga sacar más tiempo para estudiar euskera. Voy a clase e intento llevar los deberes hechos pero por mucho que me lo proponga no consigo dedicar nada de tiempo a estudiar más a fondo.

M. empieza a demostrar que conoce ciertas normas gramaticales y vocabulario mejor que yo y eso me preocupa un poco ; )

6.

Volver a Barcelona, estar con los amigos de allí. Si puede ser, para Sant Jordi (23 de abril).

7.

LLevar a la amatxo a algún sitio romántico y pasar un fin de semana juntas, solas y sin niña, algo que no hemos hecho desde que nació M. Me da igual que sea lejos o cerca con tal de que sea bonito y podamos dedicarnos atención exclusiva. Si pueden ser varios fines de semana, mejor. Y hasta unas pequeñas vacaciones.

8.

Dinamizar el grupo y la cuenta corriente de nuestro proyecto para ir a comer a Arzak. Desde hace un tiempo ponemos una pequeña cantidad fija todos los meses con la intención de darnos este homenaje, porque nos lo merecemos. Qué pasa? Que con esto de la crisis últimamente la cosa está  bastante parada y a este ritmo tendremos que dejar la iniciativa como legado a nuestra descendencia.

Otra dificultad -aunque esta la resolveremos sin problema, espero- es que entre el grupo de amigos que andamos en esto ha surgido una escisión que hemos planteado cambiar Arzak por el Mugaritz. Nos pondremos de acuerdo? Tradición o vanguardia? Conseguiremos que el 2011 sea el año de  esta reunión pantagruélica?

9.

Empezar a mover los engranajes necesarios para que M. pueda tener pronto un hermano o hermana.

10.

Encontrar un trabajo remunerado sería de gran ayuda para cumplir muchos de los propósitos anteriores.

Se aceptan sugerencias.

Read Full Post »