Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 23 diciembre 2010

Dejarse llevar

Empieza la vorágine…

Mañana es el día del Olentzero y tenemos fiesta de la haur eskola, luego la cena en casa de mi suegra con todo el batallón familiar… Qué os voy a contar!

Al final estoy con más ganas de lo que pensaba, hasta hemos puesto algunos adornos en casa ; )

 

Foto y bola de Aesthetic Outburst

Tenemos previstos también algunos viajes y no sé cuándo podré actualizar otra vez. Espero que tengais unos días agradables y que los disfruteis todo lo posible.

Hasta pronto y gracias por estar al otro lado!

Anuncios

Read Full Post »

 

Hace un par de días la cartera nos dejó este paquete recién llegado desde Girona.

 

Martina pasó un buen rato abriéndolo e investigando su contenido. Tocó lo que había que tocar, olió lo que había que oler y… mordió un poco más de la cuenta.

 

Una felicitación de lo más original. Lo mejor, el cariño con que estaba hecho todo.

 

Disfrutamos con los cinco sentidos el regalo de los cuatro de Girona y las tres estuvimos más que contentas, aunque yo me acordé de los otros dos teresineros y una vez más me pregunté: cómo lo consiguen? De dónde sacan tiempo para pensar y preparar cosas como esta?

(absurdo 5,4,3,2,1 dedicado a Afoil Diatá, que sí ha sabido escaparse pero bien)

 

Gracias, familia! Os echamos de menos…

Read Full Post »

Hasta ahora me había estado escapando del rollo navideño pero ahora ya no hay quien se esconda. No es que no me gusten estas fiestas aunque tampoco me encantan. Durante unos años sí que las odié con todas mis fuerzas porque me traían demasiados recuerdos y se convertían en una evidencia dolorosa de que faltaban personas importantes.

Ahora he pasado página. Y circula energía nueva en la familia. Y está Martina. Y Numa. El tópico de que las navidades con niños son diferentes va a ser cierto después de todo.

Cuando vivíamos en Barcelona, con la apoteosis de luces y consumo desenfrenado por toda la ciudad, era imposible mantenerse al margen de celebraciones. Aquí he podido hacerlo mucho mejor. Hasta que dos acontecimientos me han hecho aterrizar.

Estamos a finales de diciembre, al borde de la nochebuena. En “mi” pueblo eso significa que la gente toma la calle y la celebración es un canto a la comunidad. Suena cursi? A mí me encanta. Qué hay mejor que estar juntos? Como decía el cantor: “hoy comamos y bebamos y cantemos y bailemos, ya mañana ayunaremos”

 

 

Supongo que parezco bastante naif pero hay que tener en cuenta que vengo de una ciudad donde un día me crucé por las escaleras de casa con un hombre y su hijo…

-Buenos días- saludé

-Buenos días- dijo el hombre

Y cuando estaban un poco más arriba oigo que el niño le pregunta a su padre

-Papá, conocías a esa señora (!!)?

-No

-Entonces, por qué la saludas?

Continúo.

 

El domingo hizo un día de sol precioso, ideal para darse una vuelta por el mercado de Santo Tomás que instalaron entre la iglesia y el frontón.

 

Concurso de sidra

Concurso de babarrunak (alubias)

Talos (mmmmm, con txistorra, mi perdición!)

…tap-tap-tap-tap…

Y los primeros trajes de baserritarras por las calles

Ese día es como el disparo de salida a todo lo que viene después y ya estamos de cabeza pensando en regalos, comidas… y viajes, claro. Porque aquí estamos muy a gusto pero echamos de menos a alguna de nuestra gente que está lejos. Pronto iremos a estar con ellos también.

El otro acontecimiento que me ha traído de golpe la navidad es que hemos recibido una felicitación muy muy especial. Tan especial que la quiero explicar con calma y detalle y este post ya me está quedando demasiado largo así que mejor lo dejo para otro momento.

Buenas noches!

Read Full Post »

Estos gorros son obra de la diseñadora Annie Lee Larson y según explica en su blog han sido tejidos pensando en una familia.

A nosotras nos faltaría una cabecita para poder darle uso al más pequeño ; )

Todo se andará.

Abríguense bien!

Read Full Post »

Anari

Notición! Anoche por primera vez desde que nació Martina la amatxo y yo hicimos nuestro plan y salimos. Sí, queridas, hay todo un mundo fuera de casa más allá de las 10 de la noche. En estos 19 meses hemos ido bastante al cine y algunas veces a comer o a tomar algo pero siempre  que hemos dejado a Martina ha sido de día. El paquete baño-cena-cuento-dormir era sagrado. Bueno, y lo sigue siendo, porque ayer lo hicimos nosotras igual que siempre, con la diferencia de que una vez se quedó dormida la peque cenamos a todo correr, nos cambiamos y salimos disparadas dejando de guardia al osaba (tío).

Y todo por un buen motivo: ir al concierto que daba Anari aquí mismo, en nuestro pueblo. No nos alejamos mucho de casa, vale, pero por algo se empieza, no?

 

Hace unos años no podía escuchar su música, me ponía demasiado triste. Ahora, sin embargo, alucino con lo que hace. Qué me ha pasado? O, qué le ha pasado a ella? Creo que la pregunta correcta es la segunda. Bueno, qué mas da. La cuestión aquí y ahora es el último disco de Anari que fue el que presentó anoche: Irla izan.

 

 

No soy crítica musical, para quienes estéis interesados en eso aquí, aquí, aquí y en muchos más y quizás mejores sitios podréis encontrar palabras sobre Anari. La han comparado con Cat Power o con Pj Harvey dos artistas que también me ponen los pelos de punta aunque no me atrevo a confirmar o desmentir los parecidos. Yo me limito a escuchar y flipar.

El caso es que cuando aquello empezó me olvidé de todo lo demás: el virus de Martina (sigue malita),   las temperaturas bajo cero de estos días… hasta me olvidé de mirar a la preciosa chelista que han incorporado al grupo. Solo la música, la música impresionante y sobrecogedora. Ya había leído la traducción de algunas letras, desgarradoras, Anari escribe desde las entrañas. Pero no hace falta entender euskera para dejarse llevar y empapar por esa tormenta que son sus canciones.

Salimos felices, en una burbuja. Estuvimos charlando con amigos y enseguida vuelta a casa, que en la sala no había cobertura y a saber qué nos íbamos a encontrar allí.

Pues nos encontramos a los dos, niña y tío, durmiendo como benditos. Todo en orden.

Está claro, tenemos que salir más.

Read Full Post »

Tesoros: el kaiku de la amatxo

Son tesoros porque son recuerdos. Representan pedacitos de vida. Su valor “de mercado” no existe, no importa. Lo importante es el significado que los convierte en mucho más que simples objetos para conectarnos con el pasado, con momentos, personas o estados de ánimo. Hay algunas cosas de las que no quiero desprenderme.

 

Esta chaqueta era de la amatxo, su madre la tejió para ella hace más de 30 años. Por lo que me han explicado este tipo de jersei es una prenda tradicional del País Vasco a la que llaman kaiku. El de la foto está ahora colgado en el armario de nuestra hija esperando a que ella crezca un poco más para poder empezar a usarlo. Está hecho polvo, se ve que la amatxo se lo puso mucho, en eso radica gran parte de su encanto.

 

He tenido a mi suegra como loca buscando fotos en las que apareciera la amatxo de pequeña luciendo la prenda en cuestión y esta es una de las que ha podido rescatar de los álbumes familiares. Aunque no se ve muy bien he querido ponerla aquí, también es un tesoro.

 

La preciosidad que sonríe a la cámara es mi amor cuando tenía unos tres años. Está con su hermana mayor en una salida por el monte.


Será sugestión o algo mágico pero yo les encuentro parecido a las dos niñas…

Read Full Post »

Piedras con alma

Una piedra es una piedra. Pero también puede llegar a ser mucho más que eso: una joya, una obra de arte, un regalo original. Todo depende de que la persona adecuada la saque de su contexto natural -una playa, la orilla de un río, el campo- y se decida a transformarla a través de su mirada y su trabajo.

Pasear observando fíjamente el suelo, un primer descubrimiento visual, agacharse y coger la piedra, tocarla, acariciar la superficie y estudiar su forma, quizás olerla. Ese podría ser el principio.

No hay dos piedras iguales, todas son peculiares y únicas. Pero si además acaba en el bolsillo de la persona adecuada una piedra puede convertirse en algo maravilloso.

Un precioso y sencillo elemento decorativo, como muestra esta imagen de Poetic Home

 

Un juguete especial transformada en un pequeño pez, de Coucou c’est Granny.

 

Un colgante, de Allybeans

 

También puede llevar un mensaje escondido bajo su gorro de crochet. Via Las Teje y Maneje.

 

Y a continuación, mis favoritas. Pueden ser cualquier cosa o nada en particular, en cualquier caso rezuman belleza.

De Pintameldia, autora también de un precioso blog.

 

De Amy Komar, artista residente en Alaska, el lugar donde encuentra estas piedras.

 

Poesía pura y dura.

 

 

 

Read Full Post »

Older Posts »