Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘lesbianismo’

 

La idea de la serie Mamás que me inspiran es dedicar un post a mujeres que voy encontrando en mi camino como “bloguera” y explicar qué es lo que admiro de ellas: su estilo de vida, el trabajo que realizan o las reflexiones que me sugieren. Todas son fuente de inspiración para mí y detenerme en ellas supone también un acto de homenaje y agradecimiento.

número 3.

Se llama Luisa

Vive en Valencia

Es la mamá de Laia, que nació el 23 de abril del año pasado. Laia tiene dos mamás: Luisa y Núria.

 

Su blog es : www.mamaymama.blogspot.com

Me inspira…

…porque su blog y su experiencia ha sido de gran importancia para nuestro propio viaje hacia la maternidad. Empecé a leerlo cuando la amatxo y yo comenzábamos a pensar en la posibilidad de ser mamás. Lo primero era decidir: cómo, cuándo, quién. Con las cosas un poco más claras  había que arrancar, cruzar los dedos y ponerse en manos de la medicina y la burocracia. Por suerte teníamos algunas parejas amigas que nos llevaban la delantera en el proceso y pudimos machacarlas a preguntas. Pero las dudas y los miedos eran muchos así que buscábamos información como locas. Y así llegué hasta mamaymama.

Desde hace años Luisa es activista a favor de los derechos LGTB (Lesbianas Gays Transexuales y Bisexuales)  y actualmente lleva la coordinación del Col·lectiu Lambda. Tiene otro blog personal en el que recoge sus experiencias como militante pero en mamaymama, espacio compartido con Núria, el punto de vista es claramente personal. Aunque ambas facetas sean difíciles de separar.

 

Admiro la valentía de Luisa al compartir a través de su blog una experiencia tan intensa, estresante e íntima como es decidir ser madre buscando vías que no son las convencionales e iniciar junto con su pareja -que tampoco es la tradicional- un proceso de reproducción asistida.

En el camino aparecen elementos relacionados con lo emocional, lo médico, lo social, lo económico… Y de todo ello hablan en el blog. No se trata en absoluto de un deseo de exhibición narcisista sino más bien al contrario. Pretenden informar y facilitar las cosas a otras mujeres que estén en su situación para que no tengan que empezar desde cero.

Considero de gran valor los post en los que Luisa intenta explicar sus sentimientos como madre no gestante, algo tan escondido y difícil de compartir por falta de referentes. Pienso que no estaría mal que alguien se animara a recoger, nombrar y visibilizar estas experiencias.

La fuerza y la tenacidad de Luisa y Núria también son dignas de admiración. Hasta que llegó la pequeña Laia recorrieron un largo y complicado camino. Como dicen ellas, todo ocurrió después de un año y medio, seis intentos, un aborto y 13.000 euros. Finalmente, tras una fecundación in vitro, consiguieron el deseado embarazo.

El lado más “político” de Luisa incluye su gran capacidad de comunicar y facilitar la creación de redes de apoyo. Gracias a ella tuvimos acceso a información difícil de conseguir. De gran ayuda fue, por ejemplo, la Guía para trámites administrativos que facilita toda la burocracia que rodea al hecho de tener un bebé en una familia como la nuestra.

De cara a la sensibilización social es impresionante su trabajo como activista a favor de la visibilidad de la diversidad familiar. Una de las últimas iniciativas en este sentido que ha dado a conocer a través de su blog se llama Familiarízate y merece la pena echarle un vistazo.

 

 

Me dejo muchas cosas en el tintero (en el teclado?). Siempre que termino alguno de los post de esta serie me quedo con la sensación de que no les hago justicia del todo a mis “musas”.


Para terminar, lo que Luisa me respondió cuando le pedí que completara las siguientes frases:

LA MATERNIDAD ES… Teniendo en cuenta que la maternidad ha sido históricamente un hecho totalmente descartado socialmente para las mujeres lesbianas por la ausencia del hombre en sus vidas, cobra especial importancia para nosotras. En mi caso, que soy una mujer que supera (aunque por poco) los cuarenta, era algo que no contemplaba en mi proyecto de vida, había renunciado a ello. Pero todo cambia en el año 2005. La posibilidad de poder ofrecerle a mi hija/o los mismos derechos que el resto de niños/as y compartir plenamente la maternidad con mi mujer sin discriminaciones, incorpora en mis deseos el de ser madre y poder así hacer abuelos a mis padres y tíos a mis hermanos.

Ser madre es la experiencia más intensa y plena que he vivido, compartir la vida de mi hija me ha llenado de un amor impensable e imposible de explicar.

MIS HIJA ES UNA FUENTE DE INSPIRACIÓN … Mi hija Laia es ahora mismo la fuente de la que emana cada pensamiento, cada sentimiento y cada emoción que surge de mí.

UNA MAMÁ A QUIEN ADMIRO ES… Mi mayor fuente de inspiración es mi madre, una mujer con un gran deseo de ser abuela y que, desgraciadamente, no ha podido conocer a su nieta. Mi madre, como la mayoría de las madres de su generación, son mujeres con una gran capacidad de lucha que han tenido que vivir situaciones que seríamos incapaces de soportar en la actualidad.

Mi madre es una de esas mujeres que dedicó su vida a cuidar de los demás hasta su último aliento, y todo ello sin manuales, tutoriales, redes ni cursos, por pura intuición. Y aunque jamás llegaré a ser la matriarca que ella fue, intentaré ser para Laia la mejor madre como ella lo fue para mí.

Otras mamás que me inspiran sobre las que he escrito antes:

número 2. Nora

número 1. Lamima

Presentación de la serie

Anuncios

Read Full Post »

Ayer por la tarde estábamos en la plaza cuando el hijo de una amiga se acercó a su mamá y le preguntó: “eta aitatxo? (y papá?)”. El crío en cuestión tiene poco más de tres años y nuestra amiga decidió lanzarse a la aventura de la maternidad sin tener pareja. No diría que es una “madre sola” ya que cuenta con mucho apoyo de su familia y amigos. Pero lo que importa aquí es que su hijo ha empezado a hacer preguntas.

“No tienes papá pero tienes una mamá que te quiere mucho, mucho, mucho”. Fue la respuesta. Y luego le explicó cómo le había llevado en la barriga y lo mucho que deseaba estar con él. Todo esto en menos de tres minutos, en plena calle y rodeados del jolgorio de una tarde en la plaza.

Así llegarán las preguntas de M. también. De repente, sin avisar. Y tendremos que estar preparadas para dedicarles toda la atención que merecen y resolver sus dudas. Aún falta tiempo para eso, ya sé. Pero después de lo de ayer y de ver que nuestra hija, con año y medio, charla como una cotorra y entiende más de lo que parece, no me atrevo a calcular a qué distancia estamos de esas preguntas.

Iremos atendiéndolas cada vez que surjan, según la necesidad de saber que tenga ella y en la medida que sea capaz de comprender. Antes de que naciera le dimos muchas vueltas al tema y por suerte también tenemos con quién compartir una experiencia tan importante.

Habría mucho que decir sobre este tema. De momento, sin necesidad de explicaciones con palabras, ya vamos construyendo cada día respuestas para nuestra pequeña M.

Homestead by Beauchamping

Read Full Post »

A propósito del tema “vivir en un pueblo siendo una urbanita” Sara escribió un comentario el otro día que me gustaría rescatar como excusa para el post de hoy. Entre otras cosas me preguntaba: ¿cómo han recibido los vecinos a la nueva familia?

Entiendo que cuando habla de una familia como la nuestra se refiere a una en la que no hay ningún papá sino dos mamás que somos pareja y compartimos la crianza de nuestra hija. Desde que llegamos aquí (y antes también) hemos estado fuera del armario en todos los ámbitos: en las tiendas, en el ambulatorio, la guardería… Estamos contentas de cómo nos han acogido en el pueblo, nadie nos ha puesto en cuestión como familia -al menos no delante de nosotras-. Hay mucho respeto y también cariño, tanto por parte de familiares y amigos que viven aquí como de personas a quienes conocemos desde hace poco tiempo. Por nuestra  experiencia de este año pienso que el ambiente es en general abierto en este sentido y aunque somos la única pareja con hijos -que yo sepa- sí que hay otras del mismo sexo, gente del pueblo que son referentes de modelos de relación diferentes a lo habitual.

Comparto muchas cosas con otras mamás lesbianas y por eso sigo a algunas de ellas en sus blogs. Por ejemplo a Núria y Luisa, que me han ayudado en infinidad de detalles prácticos; o a Lex y Lena, valientes mamás de 4 criaturas.

Me parece importante de todas formas añadir algunas cosas. No solo somos una familia homoparental. Nuestra hija tiene algunas dificultades debido a la debilidad de sus músculos y por este motivo también me siento identificada con personas que se encuentran en situaciones similares. Familias que luchan por sus hijos con discapacidad o con necesidades especiales, niños y niñas diferentes y que requieren atenciones específicas. En la blogosfera leo, entre otros, al papá de Javier, tan tierno y fuerte a la vez.

Estos dos factores nos definen como familia. Pero hay muchos otros que nos hacen ser como somos y vernos reflejadas en otras. Por ejemplo:

– Familias en las que sus miembros utilizan más de una lengua para comunicarse y en las que el referente cultural es diverso.

– Madres que se han trasladado de territorio y han formado su familia en lugares diferentes al suyo y tratan de adaptarse y disfrutar de los cambios, como una mamá española en Alemania. Me río muchísimo con su blog.

– Familias para quienes la belleza forma parte de las cosas importantes de la vida. Algunos de mis referentes on-line? La artista portuguesa autora de este blog, o el precioso Tollipop que escribe  Kirsten desde Las Vegas.

Muchas cosas… Ya nos conocéis un poquito más.

Read Full Post »

Mi deseo de ser madre comenzó a tomar forma poco después de cumplir los 30, primero de forma tímida y luego alimentado por montañas de energía y ternura acumulada. Fue durante ese proceso y después, durante el embarazo de mi hija,  cuando me convertí en asidua lectora de blogs: blogs sobre crianza, blogs de mamás lesbianas como nosotras, blogs de mamás creativas, de mamás viajeras… La verdad es que mi experiencia de la maternidad está ligada a estos espacios, que me han acompañado desde que empecé a pensar en mí misma como posible mamá. Sin embargo, y aunque siempre anduve fantaseando con la idea de hacerlo, nunca me atreví a abrir uno. Hasta ahora!

Antes de que naciera nuestra pequeñita escuchamos en muchas ocasiones el típico comentario sobre lo mucho que te cambian la vida los hijos. Aunque creíamos estar preparadas y dispuestas a adaptarnos a esos cambios la verdad es que no teníamos ni idea de qué supondrían en nuestras vidas.

M. nació el 7 de mayo de 2009. Cuando rompí aguas el Barça acababa de marcar al Chelsea el gol que le llevaría a la final de la Liga de Campeones y las calles de Barcelona rebosaban de gente eufórica. No somos futboleras pero con el Barça tenemos un no-se-qué especial, sí.

Luego las cosas se nos pusieron difíciles porque la cría llegó con una hipotonía (debilidad muscular) marcada y pasamos casi un año de pruebas y terrible incertidumbre hasta saber que tiene una enfermedad muscular. Hoy por hoy seguimos una intensa rutina de visitas médicas pero aún no tenemos un diagnóstico del todo claro. La vida de la peque es como la de cualquier bebé de su edad con la diferencia de que su desarrollo motor va más lento de lo habitual.

Desde entonces han pasado 15 meses y sigo en periodo de adaptación. Cuando parece que voy cogiendo el ritmo ya está cambiando por otro y si consigo aprender cómo afrontar ciertas cosas enseguida aparecen unas diferentes que no sé cómo manejar. Pero así es la vida en realidad, no? Para víctimas del perfeccionismo y amantes de la organización la maternidad supone todo un reto, os lo digo yo. Por otro lado, M. me sorprende todos los días con algo nuevo, me fascina su capacidad para disfrutar de cada momento presente como si fuera el único y por tanto el mejor.

Tal y como lo veo no fue el hecho de parir a M. lo que me convirtió en su mamá sino más bien una sucesión de momentos, un proceso profundo y cotidiano donde cada paso me va enseñando a colocarme en este nuevo lugar.

Y esto no se para!

Queda oficialmente inaugurado el blog, bienvenidos!

Read Full Post »